We need hablar bien en el mundo tech

El spanglish, ese hijo bastardo de la cultura de los inmigrantes latinos a Estados Unidos, ya se abre paso en el mundo como una lengua, que quizás en algunos años empiece a ser tomada más en serio por lingüistas y defensores a ultranza del español y es muy usado en el mundo de las startups latinas.

El mundo del emprendimiento no es ajeno a estos avatares del idioma y también ha creado algunos pequeños demonios idiomáticos a cuyo uso me opongo rotundamente y que hoy quisiera denunciar.

El léxico de la atención al cliente

Todos los ámbitos de desempeño humano desarrollan sus léxicos. También sus chistes privados, sus propias expresiones. El mundo tecnológico no está excluido de esta particularidad.

También es muy probable que cada profesión, ocupación u oficio desarrolle sus propias deformaciones del idioma, por ejemplo en los call centers los encargados ya no verifican nuestra información sino que “validan nuestros datos”, a un asunto cualquiera se le dice por defecto “tema” y a su tratamiento “manejo”. Manejaremos el tema de la validación de sus datos puede ser una expresión tan corriente como poco agradable en el contexto de la atención al cliente.

¿Cuáles son esas palabras horribles que se usan en el mundo tecnológico y que debemos evitar, por ser un atentado contra nuestro hermoso español?

Espero que prefieras entrar y no accesar

:

“Anoche casi no puedo accesar a mi apartamento porque dejé tiradas las llaves”.

¿Esta te parece una expresión normal o intuyes alguna maldita anomalía en ella? Por favor, di acceder o entrar, nunca accesar. ¿Por qué? sencillamente el verbo accesar no existe en español, es una castellanización (como ha pasado con muchos otros verbos) del inglés To access, que significa “tener acceso”.

Uno no accesa un servicio web, ni mucho menos diría corrientemente que “accedió” o “accesó” a su apartamento luego de encontrar las llaves para señalar la acción de entrar al lugar en donde vive.

Por favor, ya mismo oprime enter para ponerte en el modo de uso del bonito y simple verbo entrar. Mejor dicho: accesa :shock: al uso del verbo entrar, para que me entiendas. Repite después de mí: "Entré a mi apartamento. Entré a Facebook. Entré a una bonita tienda de discos". ¿Viste? Suena simplemente hermoso :D

Estar ubicado en, no estar basado en

En el mundo startup latino es común la pregunta ¿en dónde está basada tu empresa? De nuevo acudimos a la versión deformada en español de la expresión inglesa “based in”, que en español significaría algo como "estar ubicado en".

En español la expresión “estar basado en” refiere a los fundamentos de una explicación, a las ideas a partir de las cuáles surgieron empresas, libros, aplicaciones web, nuevas ideas acerca del universo. Por ejemplo:

Aleyda :

Las ideas de Galileo se basaron en el redescubrimiento del diálogo platónico Timeo, en el que se planteaba un sistema del mundo en el que el sol, y no la tierra, era el centro del universo conocido

Nunca vayas a decir por favor que "Galileo estaba basado en Florencia”. Es mucho más simple y comprensible decir que Galileo vivió en Florencia.

¿Eres empresario, emprendedor o emprendedurista?

Sesquipedalismo es una palabra extraña para describir un comportamiento no menos extraño: la costumbre de alargar las palabras con terminaciones “raras” o de decir lo mismo con un mayor número de palabras para aparentar sofisticación al hablar.

¿Quieres un ejemplo? si para decir que María tiene gripa usas la expresión “María en este momento afronta un delicado proceso gripal” estás incurriendo en esta rareza idiomática. ¿No es más sencillo decir que ella tiene gripa y punto?

Con esta explicación en mente grábate que la palabra emprendedurismo no existe. En español tenemos la palabra emprendedor para referirnos a quien funda una empresa y todavía una más sencilla y agradable para referirse a estas mismas personas: empresarios.

Dar a las palabras una apariencia sofisticada no te hace grande. Y recuerda: lo bueno, si breve, dos veces bueno. Esta fue la lección más importante que aprendí en la universidad.

Diseño adaptativo, o Responsive design: nunca Diseño responsivo

Aunque la palabra responsivo sí existe en el español (es decir, aparece en el DRAE), no es, ni de lejos, lo mismo que significa la inglesa responsive.

Lo que quiere designarse con la expresión responsive design es la capacidad de un diseño web para adaptarse a los diversos tamaños de pantalla existente. ¿Por qué no simplemente decir diseño adaptativo? o, si te suena raro (como a mí) entonces escribe y usa responsive design, pero no hagas esas extrañas mezclas que solo le salen bien a la comida fusión. Y no siempre :P

Aplicación, no aplicativo

No entiendo bien por qué en los últimos meses los periodistas y empresarios del mundo tecnológico han decidido usar la deformación “aplicativo” al referirse a una aplicación, designada casi siempre en inglés o en el contexto del trabajo en tecnología como una app. ¿Es que acaso suena más sofisticado decir aplicativo? Aunque algunos creen que “aplicación” y “aplicativo” significan exactamente lo mismo, DRAE es tremendamente esclarecedor al respecto:

  • aplicativo, va.
    1. adj. Que sirve para aplicar algo. O sea como un copito para limpiar tus orejas o un paño para ponerte crema encima.
  • aplicación.
    4. f. Inform. Programa preparado para una utilización específica, como el pago de nóminas, formación de un banco de términos léxicos, etc.

Para cerrar te dejo este poema, que describe muy bien lo idiota que te ves cada vez que intentas parecer sofisticado al hablar. Y recuerda una regla simple de la vida: casi siempre menos es más.

Poemática enfisemática

En cierta prosa hinchada y mema,
tan pesada como enfática,
nunca se trata del problema
sino de la problemática.

La esdrujulación por sistema
que suena tan antipática
me acaba de inspirar un tema.
Perdón, iba a decir temática.

Tal vez de elegancia suprema,
en esta sucesora de Ática,
es que en vez de entrar al cinema
ingresamos a cinemática.

O que siguiendo el mismo esquema
una criada aristocrática
no sahúme ya con alhucema
sino con alhucemática.

O si el que recorta la grama
con su podadora automática
le propone de golpe al ama
arreglarle su gramática.

O si en la Bolsa el accionista,
al mirar la demanda apática,
le pregunta al comisionista:
¿Hoy está cómo? ¿Cómo estática?

Mujer, para quien mi cartera
tiene atracción carismática,
la plata del diario quisiera
yo dártela en forma de plática.

Hernando Martínez Rueda

Si quieres denunciar el mal uso de alguna otra palabra puedes hacerlo en la sección para comentar.

Enviar comentario

via Cristalab http://ift.tt/1v4OfrG

Advertisements

Tags:

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: